Los siete elementos

de la innovación social

Por: Ilaina Rabbat and Roshan Paul

Traducido por: Gloria Pereyra 

10/09/2020

Artículo publicado originalmente en inglés:  Seven Elements of Social Innovation escrito por Ilaina Rabbat and Roshan Paul publicado en Stanford Social Innovation Review. Traducido por Gloria Pereyra. 

Asif

Cuando decidimos crear nuestro programa de gestión en innovación social en Amani Institute, buscamos marcos teórico-prácticos que se ajustaran a nuestra experiencia de más de 25 años combinados de trabajo de emprendimiento social. Sin lugar a dudas, se han realizado muchas investigaciones sobre marcos para la innovación social, pero pocos con enfoque social. El que más nos gustó fue el Marco de 5 pasos propuesto por los autores de The Innovator’s DNA pero su enfoque en la tecnología y los innovadores empresariales lo hacía incompleto para la innovación social. Sentimos que había ideas útiles para agregar tanto de las escuelas de pensamiento de diseño como del cambio de sistemas y el liderazgo adaptativo. Por lo tanto, reformulamos algunas de las ideas del marco y agregamos otras para crear lo que llamamos, con fines pedagógicos, el Marco de Innovación Social Amani (ASIF por sus siglas en inglés)

A continuación detallamos los siete elementos del ASIF, utilizando para ilustrar, un ejemplo de mi trabajo con Ashoka cuando establecí un proyecto de emprendimiento social juvenil llamado Avancemos en comunidades extremadamente marginadas y violentas en El Salvador. Aunque en Amani hemos usado el ASIF de manera intuitiva, incluso inconsciente, a lo largo de nuestras carreras, en múltiples campos y contextos, este ejemplo presenta un caso claro del marco en acción.

ASIF

1. Encontrar la Motivación

Abordar un desafío difícil requiere una buena comprensión de su propia motivación personal para hacerlo. Requiere una alineación de uno mismo y el trabajo, la pasión y el propósito.

Proveniente de una familia de educadores y nacida en el exilio en Venezuela debido a la falta de libertad en mi Argentina natal, había trabajado en temas juveniles en América Latina desde los 14 años. Años después, cuando Ashoka me pidió que abriera una oficina en El Salvador, donde no había estado antes y no conocía a nadie, no pregunté sobre el salario o las condiciones de trabajo. ¡Solo dije que sí! Liderar un proyecto sobre emprendimiento social juvenil en un país con una de las tasas más altas de homicidios por día combinó muchas cosas en las que realmente creo: juventud, educación, emprendimiento social y construcción de la paz. 

2. Investigar

A partir del pensamiento de diseño (Design Thinking), la innovación social requiere que usemos todos nuestros sentidos para entender verdaderamente el desafío que queremos resolver. Dos horas después de aterrizar en la ciudad capital de San Salvador, le pedí a un taxista que me llevara por la ciudad para poder verla con mis propios ojos. ¡Trajo a su familia! Al día siguiente me reuní con el líder de una organización local para comprender lo que estaba sucediendo en el país. En menos de 24 horas, comencé a tener un sentido salvadoreño de la ciudad en la que ahora vivía. Hablé con más lugareños, incluidos padres y funcionarios del gobierno; escuelas visitadas; me reuní con representantes de agencias internacionales; y leí todos los libros y vi todos los documentales disponibles sobre jóvenes y maras (pandillas).

3. Cuestionar

Una de las conductas más distintivas de los innovadores es hacer las preguntas correctas, preguntas que otros no hacen. En San Salvador, escuché repetidamente: “Los jóvenes son violentos porque son pobres; no tienen otras opciones, así que se unen a las maras”. Pero aunque muchas organizaciones fomentaban el espíritu empresarial para proporcionar oportunidades económicas a los jóvenes, el espíritu empresarial no estaba reduciendo la violencia. El problema no era sólo la pobreza.

Una tarde, conocí a un joven que me dijo que podría haber terminado como su hermano, asesinado por las maras. Nuestra conversación debía durar cinco minutos, pero duró dos horas, porque seguí haciendo preguntas para comprender la dimensión completa de lo que estaba tratando de decirme. En última instancia, también reveló que la raíz de la violencia juvenil no era sólo la pobreza. Pregunté muchos “por qué” y “cómo”, y escuché mucho. Me dijo que el día que se uniría a las maras, vio a algunos niños bailando hip-hop y descubrió que le encantaba. Encontró su pasión y una forma de ganarse la vida, así como una red de apoyo (a través de la cual encontró nuestro programa). Dijo que eso le salvó la vida.

No fue fácil encontrar la raíz del problema (y siempre te preguntas si realmente estás en la raíz), pero hacer preguntas y replantear el problema es una buena forma de buscar alternativas.

 

4. Asociar

Este es el comienzo de la generación de ideas, e implica compartir ampliamente tu desafío y las ideas emergentes, construir una red a tu alrededor, y no solo una lluvia de ideas propia o dentro de tu organización. Por lo general, usamos la creación de redes para obtener recursos adicionales para nosotros mismos o para nuestro trabajo, pero con la creación de redes de ideas, el punto es compartir nuestro desafío libremente y ver lo que piensan otras personas: buscar ideas.

El ecosistema sin fines de lucro en El Salvador aún estaba lejos de ser colaborativo. Al igual que muchas otras partes del mundo, las organizaciones deben competir por los recursos. La única forma de lograr nuestro objetivo de promover a los jóvenes como agentes de cambio para que no se unan a las maras era colocándolos en el centro y colocando a nuestra organización en segundo lugar. En otras palabras, estos jóvenes, no el crecimiento de nuestra organización, eran nuestra misión. Con esta nueva perspectiva, llamamos la atención de todo el sistema: escuelas, universidades, gobiernos locales, gobiernos nacionales, padres, jóvenes, ONG y donantes. Les pedíamos a las personas que se unieran a una causa, no a nuestro equipo.

5. Generar ideas

Esta es la habilidad cognitiva de reunir diferentes ideas para crear nuevas oportunidades e iniciativas. Antes de partir para El Salvador, estaba en Washington, D.C. y visité un puesto de libros de segunda mano en Eastern Market, donde encontré el trabajo pionero de Robert Putnam sobre capital social, “Bowling Alone”. En ese momento, no sabía lo importante que era ese libro, pero tocó un acorde intelectual que me hizo querer explorar más la idea. Encontré la idea nuevamente poco después en un informe del Banco Mundial que describía el capital social como el pegamento que mantiene unida a la sociedad. Al reunir esas ideas en El Salvador, comencé a pensar en cómo el capital social también podría influir en la prevención de la violencia, aplicando así una idea desde un contexto muy diferente de una manera nueva. Luego descubrí otros proyectos en El Salvador que también promovían el capital social, pero ninguno de ellos utilizaba el emprendimiento social.

6. Experimentar

De manera análoga a la creación de prototipos en el pensamiento de diseño, experimentar significa probar su innovación en el mundo real y utilizar los comentarios de los usuarios para refinar y mejorar el concepto. Aunque esto es difícil de aceptar para el profesional con educación tradicional, ya que la probabilidad de fracaso e imperfección es alta, también es una habilidad importante para los innovadores, que ven el fracaso como retroalimentación.

Primero probamos nuestro nuevo modelo de “emprendimiento social utilizando capital social” en una organización local, ASAPROSAR, que se enfoca en reducir el trabajo infantil y el abandono escolar entre los jóvenes. Con ASAPROSAR, adaptamos la metodología para el contexto local de El Salvador, y aprendimos mucho en el proceso. Por ejemplo, originalmente organizamos los talleres durante la temporada de cosecha, cuando los jóvenes tenían que ayudar en el campo junto a sus familia. Cuando solo asistieron cinco jóvenes (planeamos 50), descubrimos nuestro error.

También aprendimos otras cosas, y algunos de esos errores fueron más peligrosos. Si no experimentás desde el principio, podés perder más que tiempo y dinero. En el trabajo de innovación social, los errores pueden costar vidas.

7. Impactar

La innovación social no termina con la comunicación de la idea; Necesita tener impacto. Todo innovador sabe que existen más desafíos para ejecutar una idea que para generarla. Impactar significa refinar la idea en función de más comentarios de los usuarios, crear una línea de base y un mecanismo de evaluación para responder a estos comentarios e intentar escalar lo que funciona.

Hoy, el proyecto Avancemos está impactando no solo las vidas de los jóvenes, sino también comunidades enteras en todo El Salvador. Está trabajando con más de 12 organizaciones locales y 27 organismos gubernamentales, y capacita a más de 1,500 jóvenes. Otras asociaciones importantes, con el Consejo Nacional de la Juventud, por ejemplo, extienden este impacto a miles más.

El ASIF es un trabajo en progreso. Estamos extremadamente interesados ​​en recibir comentarios y sugerencias para un mayor desarrollo. Una pieza que falta es el complejo proceso de “navegar” el sistema u organización en el que busca implementar su idea, guiándola a través de las interacciones sociales y políticas que podrían reducir su efectividad o descarrilarla por completo. La gestión exitosa de este proceso puede requerir compromisos y batallas, y casi definitivamente necesitará innovaciones más pequeñas y específicas para dejar espacio al principal.

Nos encantaría escuchar sus pensamientos mientras continuamos profundizando este marco y usándolo como una herramienta para enseñar innovación social.

Acerca del autora

Ilaina Rabbat

Formada en Relaciones Internacionales, tiene además dos maestrías en Estudios Internacionales y Resolución de Conflictos de la Universidad Torcuato Di Tella y en Applied Positive Psychology de la University of Philadelphia. Actualmente reside en Barcelona. Es la co-fundadora y Directora Ejecutiva de Amani Institute.

Compartí la nota en redes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Último contenido

ALT
Inicio
Quiénes somos
Blog
Contacto

Newsletter

Si, quiero recibir mails.

[vc_row css=".vc_custom_1584140578259{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 18px !important;padding-right: 18px !important;padding-bottom: 18px !important;padding-left: 18px !important;}"][vc_column][vc_column_text]

Dejanos tus datos y te enviaremos un correo para completar la inscripción

[/vc_column_text][contact-form-7 404 "No encontrado"][/vc_column][/vc_row]

[vc_row css=".vc_custom_1584140578259{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 18px !important;padding-right: 18px !important;padding-bottom: 18px !important;padding-left: 18px !important;}"][vc_column][vc_column_text]

Dejanos tus datos para avisarte sobre las próximas ediciones

[/vc_column_text][contact-form-7 404 "No encontrado"][/vc_column][/vc_row]

[vc_row css=".vc_custom_1584140578259{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 18px !important;padding-right: 18px !important;padding-bottom: 18px !important;padding-left: 18px !important;}"][vc_column][vc_column_text]

Queremos conocerte

[/vc_column_text][contact-form-7 404 "No encontrado"][/vc_column][/vc_row]